Encontrar el equilibrio mediante el yoga

Esta semana, Carmen Cantarero, nos habla de como el yoga puede acercarnos al equilibrio vital.

Una buena práctica de yoga, de forma consciente y continuada te puede ayudar a transferir el balance que creas en tu esterilla a tu vida. Las posturas físicas que practicamos nos ayudan a explorar el espacio fuera de nuestra zona de confort, permitiendo la autoreflexión y, en última instancia, el crecimiento.

Yoga es una herramienta de autoobservación y autoaprendizaje, que nos ayuda a entender nuestros patrones mentales, fortalezas y debilidades, los cuales son importantes a la hora de establecer un equilibrio.

Una práctica de yoga es una forma de autoestudio, y ésta es la base para encontrar el equilibrio y generar bienestar en la vida. Estudiamos los apoyos, la respiración, el ritmo de nuestro corazón, como nuestra mente responde a cada postura o asana… ¿Me genera temor la postura? ¿O me lanzo como un kamikaze a ella sin tener en cuenta mis limitaciones? Con el tiempo, la autorreflexión en la colchoneta sobre que es lo que más nos conviene, nos ayudará a diseñar una sesión mejor que se adapte a nuestras necesidades y personalidad única.

Este tipo de autoaprendizaje toma su tiempo, y requiere paciencia, pero poco a poco, y al observar el beneficio de conocer nuestras limitaciones, conseguiremos lograr un camino alternativo por el que conseguir nuestros objetivos.

Los patrones y rutinas tienen un gran efecto en nuestro equilibrio. Solemos seguir patrones de comportamiento inconscientes, como los hábitos diarios, que no siempre son saludables. El yoga ayuda a aumentar la propia conciencia, a identificar estos patrones no saludables y establecer buenos hábitos, creando finalmente un espacio para establecer el equilibrio.

Una buena práctica de yoga hace hincapié en explorar nuestros limitaciones practicando posturas físicas retadoras, siguiendo su progreso y desarrollando la capacidad de reconocer hasta donde podemos llegar y de encontrar la forma de crecer en nuevas áreas.

Poniendo un ejemplo, podemos estar limitados por lesiones físicas o bloqueos mentales. Es importante en el primer caso respetar los límites y en el segundo reconocer cuando necesitamos abrir un poco la mente para poder avanzar.

Una práctica constante de yoga nos proporciona las herramientas para establecer el equilibrio entre cuerpo, mente, espíritu y nuestra vida cotidiana.

Recomiendo a cualquiera empezar a explorar, el yoga está ahí para ayudarnos. Logra tu vida consciente.